El modelo tradicional de educación nos presenta al maestro o educador dando una clase en un aula, la clase comúnmente sigue la secuencia “objetivos-introducción-desarrollo” con el maestro hablando y los alumnos escuchando, el limitado tiempo restante se dedicaba a dudas y a asignar el alumno “tarea”, una actividad casi siempre individual en horarios fuera del tiempo de la clase

El modelo “aula de clases invertida” implica:

El modelo flipped classroom permite no sólo una mayor interacción entre el profesor y los estudiantes, y entre el estudiante y otros estudiantes, sino también genera una mayor retención del conocimiento. Estos son los datos de su implementación durante un año en tres materias clave impartidas en la Clintondale High School de Clinton Township, las barras representan el porcentaje de alumnos aprobados según modelo educativo.

Maths II

Aula tradicional
Aula invertida

English II

Aula tradicional
Aula invertida

Social studies II

Aula tradicional
Aula invertida

Resultados similares se han encontrado en otras instituciones, lo que hace evidente que este modelo crecerá su adopción al corto plazo, a la par de la cada vez más amplia penetración tecnológica (tabletas, teléfonos inteligentes)

Un aula de clases invertidas requiere contar con dos elementos fundamentales:

El contenido que deberá estudiar el estudiante antes de participar en la clase

Las actividades/prácticas que el profesor dirigirá en el aula

Ambas áreas demandan tiempo de producción y análisis, pero una vez que se han generado el material, su implementación y reutilización justifica la inversión, el maestro ya no tendrá que “presentar” una lectura múltiples veces, sino que podrá aprovechar el tiempo para actividades prácticas.

¿Su institución o empresa ya ha comenzado a aprovechar las ventajas de los contenidos eLearning?

Fuentes